coronavirus

El Mecanismo de Transparencia y Autorización para las Exportaciones de Vacunas Resforzado

La Comisión Europea | 24.03.2021

La Comisión Europea ha introducido hoy los principios de reciprocidad y proporcionalidad como nuevos criterios que deben tenerse en cuenta para autorizar las exportaciones en el marco del mecanismo de transparencia y autorización para las exportaciones de vacunas contra la COVID-19. Si bien este sistema ha mejorado considerablemente la transparencia de las exportaciones, el objetivo de garantizar el acceso rápido a las vacunas contra la COVID-19 para los ciudadanos de la UE aún no se ha alcanzado.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha declarado: «La Unión Europea está orgullosa de albergar en su territorio a productores de vacunas, que no solo las ponen a disposición de los ciudadanos de la UE sino que también las exportan a todo el mundo. A pesar de que los Estados miembros se enfrentan a la tercera ola de la pandemia y de que no todas las empresas están cumpliendo sus contratos, la Unión Europea es el único gran productor de la OCDE que sigue exportando vacunas a gran escala a decenas de países. Pero la puerta debe estar abierta en ambos sentidos. Esta es la razón por la que la Comisión Europea introducirá los principios de reciprocidad y proporcionalidad en el mecanismo de autorización existente de la UE. La Unión cuenta con una excelente cartera de vacunas diferentes y hemos asegurado un número de dosis más que suficientes para toda la población. Sin embargo, debemos garantizar un suministro rápido y suficiente de vacunas a los ciudadanos de la UE. Cada día cuenta.»

Hacia una mayor transparencia, reciprocidad y proporcionalidad

El nuevo Reglamento introduce dos cambios en el mecanismo existente. En primer lugar, además del efecto que una exportación prevista pueda tener en el cumplimiento de los acuerdos de compra anticipada celebrados por la UE con los fabricantes de vacunas, los Estados miembros y la Comisión también deberán tener en cuenta:

  • Reciprocidad: si el país de destino restringe sus propias exportaciones de vacunas o de sus materias primas, ya sea por ley o por otros medios; y
  • Proporcionalidad: si las condiciones imperantes en el país de destino son mejores o peores que las de la UE, en particular en lo que respecta a su situación epidemiológica, su tasa de vacunación y su acceso a las vacunas.

Los Estados miembros y la Comisión deben determinar si las exportaciones solicitadas suponen una amenaza para la seguridad del suministro de vacunas y de sus componentes en la Unión.

En segundo lugar, con el fin de obtener una imagen completa del comercio de vacunas, el nuevo acto incluye en el ámbito de aplicación del Reglamento a 17 países que estaban anteriormente exentos*.

La UE mantiene su compromiso con la solidaridad internacional y, por lo tanto, seguirá excluyendo de este régimen los suministros de vacunas para ayuda humanitaria o destinados a los 92 países de renta baja y media incluidos en la lista del compromiso anticipado de mercado de COVAX.

El régimen de autorización de exportación

Este acto de ejecución es específico, proporcionado, transparente y temporal. Es plenamente coherente con el compromiso internacional de la Unión Europea en el marco de la Organización Mundial del Comercio y el G-20, y está en consonancia con las propuestas de la Unión en el contexto de la iniciativa de la OMC sobre comercio y salud. Los Estados miembros deciden sobre las solicitudes de autorización conforme al dictamen de la Comisión.

Desde la puesta en marcha de este mecanismo, se han concedido 380 solicitudes de exportación a 33 destinos diferentes por un total de aproximadamente 43 millones de dosis. Tan solo una solicitud de exportación no fue aceptada. Los principales destinos de exportación incluyen el Reino Unido (con aproximadamente 10,9 millones de dosis), Canadá (6,6 millones), Japón (5,4 millones), México (4,4 millones), Arabia Saudí (1,5 millones), Singapur (1,5 millones), Chile (1,5 millones), Hong Kong (1,3 millones), Corea (1,0 millones) y Australia (1,0 millones).

Sobre la estrategia de vacunación de la Unión Europea

El 17 de junio de 2020, la Comisión Europea presentó una Estrategia europea para acelerar el desarrollo, la fabricación y el despliegue de vacunas eficaces y seguras contra la COVID-19. A cambio del derecho a comprar un número determinado de dosis de vacunas en un período concreto, la Comisión financia parte de los costes iniciales de los productores de vacunas a través de acuerdos de adquisición anticipada. La financiación aportada se considera un pago a cuenta de las vacunas que los Estados miembros compren realmente. Por lo tanto, el acuerdo de adquisición anticipada es una inversión adelantada para prevenir un riesgo, hecha a cambio del compromiso vinculante de la empresa de iniciar la producción incluso antes de obtener la autorización de comercialización. De este modo se quiere lograr una entrega rápida y constante una vez que se haya concedido la autorización.

Hasta ahora, la Comisión ha firmado acuerdos de adquisición anticipada con seis empresas (AstraZeneca, Sanofi-GSK, Janssen Pharmaceutica NV, BioNTech-Pfizer, CureVac y Moderna), con lo que se garantiza el acceso a 2 600 millones de dosis. Las negociaciones con otras dos empresas se encuentran en una fase avanzada. Los cuatro contratos con las empresas a las que se ha concedido una autorización condicional de comercialización ascienden a más de 1 600 millones de dosis.

Coronavirus: una senda común hacia la reapertura segura de Europa

 

La Comisión Europea | 17.03.2021

Anticipándose a la reunión de dirigentes europeos del 25 de marzo, la Comisión pide a los Estados miembros que preparen un enfoque coordinado para el levantamiento gradual de las restricciones por COVID-19 cuando la situación epidemiológica lo permita. En una Comunicación adoptada hoy, traza el camino para avanzar hacia una política equilibrada y un enfoque común de la UE, señalando lo que tenemos que hacer para adelantar el momento en que podamos recuperar nuestro modo de vida europeo, y hacerlo de manera segura y sostenible, controlando el virus.

Si bien la situación epidemiológica requiere un control continuo hasta que se alcance una cobertura de vacunación suficiente, deben crearse las condiciones en todo el mercado único para permitir una reapertura segura y sostenida, de manera que la ciudadanía pueda disfrutar de sus derechos y pueda reanudarse la actividad económica y social. Esto incluye el despliegue de un certificado verde digital que incluya la vacunación, las pruebas y la recuperación; el uso de un marco común para las medidas de respuesta; orientaciones sobre estrategias adicionales de realización de pruebas, como el seguimiento de aguas residuales para rastrear las variantes; inversión en diagnósticos y tratamientos. La Comunicación también señala medidas para aumentar la resiliencia mundial a través del COVAX y un mecanismo de puesta en común de vacunas de la UE.

El vicepresidente para la Promoción de nuestro Modo de Vida Europeo, Margaritis Schinas, ha declarado: «La senda común requiere un enfoque seguro y sostenible en beneficio de todos los europeos. Al levantar las restricciones, debemos aprender las lecciones de 2020 y evitar ciclos perjudiciales y costosos de apertura y cierre. La Comunicación de hoy incluye un paquete equilibrado de medidas existentes y nuevas. Esperamos con interés el respaldo de los Estados miembros en el próximo Consejo Europeo. Cada día nos acercamos más a la consecución de nuestros objetivos de vacunación y a la recuperación de nuestro modo de vida europeo».

Stella Kyriakides, comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, ha declarado: «Hoy proponemos un enfoque común de la UE que nos conduzca hacia nuestro objetivo común de reabrir la Unión de una manera segura, sostenible y predecible. La situación del virus en Europa sigue siendo muy complicada y mantener la confianza en las decisiones adoptadas es crucial. Solo a través de un enfoque conjunto podremos volver de forma segura a la plena libertad de circulación en la UE, sobre la base de medidas transparentes y de una plena confianza mutua».

Herramientas y pasos clave establecidos por la Comisión:

Certificados digitales verdes

  • La Comisión ha adoptado hoy una propuesta legislativa por la que se establece un marco común para un certificado verde digital que incluya la vacunación, las pruebas y la recuperación. Se trata de un enfoque a escala de la UE para la expedición, verificación y aceptación de certificados para facilitar la libre circulación dentro de la Unión, basado en un respeto estricto a la no discriminación y de los derechos fundamentales de la ciudadanía de la UE.
  • Se definirá un marco técnico a escala de la UE, que se pondrá en marcha a mediados de junio, para garantizar la seguridad, la interoperabilidad y el pleno cumplimiento de la protección de datos personales. También permitirá la posibilidad de extenderse a certificados compatibles expedidos en terceros países.

Un marco europeo para las medidas de respuesta a la COVID-19

  • El Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades está estableciendo un marco para ayudar a los Estados miembros a tomar decisiones sobre la aplicación de restricciones. El enfoque definirá niveles que reflejen la situación epidemiológica en cada Estado miembro. Permitirá realizar simulaciones para ilustrar el margen de maniobra de cada Estado miembro para reducir las medidas de respuesta sin correr el riesgo de un retroceso en relación a la propagación del virus. En abril estará operativa una herramienta digital interactiva desarrollada por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades para su utilización por parte de los Estados miembros.

Orientaciones para apoyar estrategias adicionales de realización de pruebas y rastreo

  • Están empezando a introducirse en el mercado kits de autodiagnóstico de la COVID-19 (en las dos modalidades de frotis con hisopo y de punción digital). El Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades publicará próximamente orientaciones técnicas sobre las pruebas de autodiagnóstico para la COVID-19, incluidos detalles sobre su disponibilidad, su rendimiento clínico en comparación con las pruebas de RT-PCR, consideradas «métodos de referencia», sus implicaciones para la notificación y la vigilancia epidemiológica, y los parámetros para su uso adecuado.
  • La Comisión adopta hoy una Recomendación en la que insta a los Estados miembros a poner en marcha un seguimiento de las aguas residuales para rastrear la COVID-19 y sus variantes, compartir los datos con las autoridades sanitarias competentes para la detección temprana de la presencia del virus, e identificar los conglomerado de casos. Promueve el uso de métodos comunes para el muestreo, la realización de pruebas y el análisis de datos, con el apoyo de una plataforma de intercambio europea, y prevé el apoyo financiero correspondiente.
  • El intercambio de datos entre las autoridades de rastreo de contactos de los Estados miembros puede ser especialmente importante en situaciones de gran proximidad en los viajes transfronterizos, como en aviones o trenes. Los Estados miembros pueden utilizar formularios digitales de localización de pasajeros para recopilar datos de quienes entren en su territorio mediante viajes transfronterizos. A fin de que los Estados miembros intercambien los datos pertinentes a través de la plataforma de intercambio desarrollada por la Comisión y la Agencia de la Unión Europea para la Seguridad Aérea, la Comisión ha publicado hoy un proyecto de medidas por las que se establecen los requisitos jurídicos necesarios para el tratamiento de dichos datos personales, que se adoptarán antes de la temporada de viajes de verano.

Inversión en tratamientos

  • Para mediados de abril está prevista una estrategia común de la UE sobre tratamientos terapéuticos para agilizar la investigación y la fabricación, a fin de garantizar un acceso rápido a tratamientos valiosos. Se aplicarán medidas reguladoras más flexibles para los tratamientos terapéuticos, como facilidades para el etiquetado, con el propósito de permitir un suministro rápido a gran escala durante la pandemia.

Ayudar a los sectores del turismo y la cultura a prepararse para una reapertura segura

  • En el sector del turismo y la hostelería, la Comisión ha pedido al Comité Europeo de Normalización que desarrolle, en cooperación con la industria y los Estados miembros, un sello sanitario voluntario para uso de los establecimientos, que estará disponible en verano.
  • La Comisión promoverá los sitios del patrimonio cultural y las rutas culturales de la UE, así como los acontecimientos culturales y festivales, a través de una campaña en las redes sociales de la Unión sobre turismo cultural sostenible. Se apoyarán nuevas iniciativas cuando las condiciones lo permitan a través de Erasmus+ y su acción DiscoverEU para promover el descubrimiento por parte de jóvenes del patrimonio cultural europeo usando el ferrocarril, durante y después del Año Europeo del Ferrocarril.

Mecanismo de puesta en común de vacunas de la UE

  • Una senda sostenible para salir de la pandemia de COVID-19 en la Unión depende del progreso a escala mundial. Ningún país ni ninguna región del mundo estará a salvo de la COVID-19 a no ser que esta se contenga globalmente. La Unión Europea y sus Estados miembros están liderando la inversión en el Mecanismo COVAX, de alcance mundial, y están estableciendo un enfoque europeo coordinado para compartir vacunas mediante la creación de un mecanismo de puesta en común de vacunas de la UE a fin de ayudar a los países socios a superar la pandemia. El enfoque europeo de puesta en común de vacunas ayudará a los países vecinos y socios a superar la pandemia y se añade a la inversión de 2 200 millones de euros del Equipo Europa (la Comisión, los Estados miembros y el BEI) en el Mecanismo COVAX.

Próximos pasos

Los próximos meses de la pandemia de COVID-19 requerirán medidas decisivas para garantizar una reapertura sostenible y segura de nuestras sociedades y economías. Es necesaria una acción coordinada a todos los niveles para garantizar la máxima efectividad de los siguientes pasos para mitigar el coronavirus, apoyar a los ciudadanos y a las empresas y permitir que nuestras sociedades vuelvan a una situación más normal. La Unión está desarrollando la «Incubadora HERA», un plan europeo de preparación de biodefensa contra las variantes del virus de la COVID-19, destinada a reunir a investigadores, empresas biotecnológicas, fabricantes, reguladores y autoridades públicas para controlar las variantes, intercambiar datos y cooperar en la adaptación de las vacunas. A más largo plazo, la UE también debe establecer un marco más sólido para la resiliencia y la preparación ante posibles futuras pandemias. Este ya es el objetivo de las propuestas para una Unión Europea de la Salud.

El Parlamento Europeo y el Consejo deben acelerar los debates, alcanzar un acuerdo sobre la propuesta de un certificado verde digital y acordar un enfoque para una apertura segura basada en un marco científico sólido. La Comisión Europea seguirá apoyando el aumento de la producción de vacunas y buscará soluciones técnicas para incrementar la interoperabilidad de los sistemas nacionales para el intercambio de datos. Los Estados miembros deben acelerar los programas de vacunación, garantizar que las restricciones temporales sean proporcionadas y no discriminatorias, designar puntos de contacto para colaborar en la vigilancia de aguas residuales e informar sobre los esfuerzos realizados, y poner en marcha la ejecución técnica de los certificados verdes digitales en vista de la adopción rápida de la propuesta.

En junio de 2021, a petición del Consejo Europeo, la Comisión Europea publicará un documento sobre las lecciones aprendidas de la pandemia y el camino hacia un futuro más resiliente.

 

Coronavirus: la Comisión Propone un Certificado Digital Verde

La Comisión Europea | 17.03.2021

 

La Comisión Europea ha propuesto hoy la creación de un certificado digital verde para facilitar la libre circulación segura dentro de la UE durante la pandemia de COVID-19. El certificado digital verde será una acreditación de que una persona ha sido vacunada contra la COVID-19, se ha recuperado de la COVID-19 o se ha realizado una prueba cuyo resultado ha sido negativo. Estará disponible, de forma gratuita, en formato digital o en papel, e incluirá un código QR para garantizar la seguridad y autenticidad del certificado. La Comisión creará una pasarela para garantizar que todos los certificados puedan verificarse en toda la UE y apoyará a los Estados miembros en la realización técnica de los certificados. Los Estados miembros seguirán siendo responsables de decidir las restricciones de salud pública de las que puedan eximir a los viajeros, pero tendrán que aplicar sus exenciones igualmente a los viajeros titulares de un certificado digital verde.

La vicepresidenta de Valores y Transparencia, Věra Jourová, ha declarado lo siguiente: «El certificado digital verde ofrece una solución a escala de la UE para que los ciudadanos de la UE dispongan de una herramienta digital armonizada en apoyo de la libre circulación en la UE. Se trata de buen mensaje para la recuperación. Nuestro objetivo fundamental es ofrecer una herramienta fácil de utilizar, no discriminatoria y segura que respete plenamente la protección de datos. Además, seguimos trabajando en pro de la convergencia internacional con otros socios.»

El comisario de Justicia, Didier Reynders, ha declarado: «Mediante el certificado digital verde adoptamos un planteamiento europeo para que los ciudadanos de la UE y sus familiares puedan viajar con seguridad y con el mínimo de restricciones este verano. El certificado digital verde no será un requisito previo para ejercer el derecho a la libre circulación y no discriminará de ningún modo. Un planteamiento común de la UE no solo nos ayudará a restablecer gradualmente la libre circulación dentro de la UE y a evitar la fragmentación, también es una oportunidad para influir en las normas mundiales y dar ejemplo fundándonos en nuestros valores europeos, como la protección de datos».

Elementos fundamentales del Reglamento propuesto hoy por la Comisión:

  1. Certificados accesibles y seguros para todos los ciudadanos de la UE:
  • El certificado digital verde englobará tres tipos de certificados: certificados de vacunación, certificados de pruebas (pruebas de RT-PCR o rápidas de antígenos) y certificados para las personas que se hayan recuperado de la COVID-19.
  • Los certificados se expedirán en formato electrónico o en papel. Ambos tendrán un código QR con la información fundamental necesaria, así como una firma digital para asegurarse de que el certificado es auténtico.
  • La Comisión creará una pasarela digital y apoyará a los Estados miembros en la creación de programas informáticos que puedan utilizar las autoridades para verificar todas las firmas de los certificados en toda la UE. Ningún dato personal de los titulares del certificado atravesará la pasarela o será conservado por el Estado miembro verificador.
  • Los certificados estarán disponibles gratuitamente y en la lengua o lenguas oficiales del Estado miembro expedidor y en inglés.
  1. No discriminación:
  • Todos los ciudadanos (vacunados y no vacunados) deberán poder beneficiarse de un certificado digital verde cuando viajen por la UE. Para evitar la discriminación de las personas que no estén vacunadas, la Comisión propone que se cree no solo un certificado de vacunación interoperable, sino también certificados de pruebas de la COVID-19 y certificados para las personas que se hayan recuperado de esa enfermedad.
  • Igualdad de derechos para los viajeros que posean un certificado digital verde: cuando los Estados miembros acepten la acreditación de vacunación para eximir de determinadas restricciones de salud pública, estarán obligados a aceptar, bajo las mismas condiciones, certificados de vacunación expedidos con arreglo al sistema de certificado digital verde. Esta obligación se limitará a las vacunas que hayan recibido la autorización de comercialización de la UE, pero los Estados miembros podrán decidir aceptar, además, otras vacunas.
  • Notificación de otras medidas: si un Estado miembro sigue exigiendo a los titulares de un certificado digital verde una cuarentena o someterse a pruebas, deberá notificarlo a la Comisión y a todos los demás Estados miembros y explicar los motivos de tales medidas.
  1. Solo información esencial y datos personales seguros:
  • Los certificados incluirán un conjunto limitado de información, como nombre, fecha de nacimiento, número de identidad, fecha de expedición, información pertinente sobre la vacuna/análisis/recuperación y un identificador único del certificado. Estos datos solo podrán comprobarse para confirmar y verificar la autenticidad y validez de los certificados.

Los certificados digitales verdes serán válidos en todos los Estados miembros de la UE y estarán abiertos a Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza. Los certificados digitales verdes deberán expedirse a los ciudadanos de la UE y a sus familiares, independientemente de su nacionalidad. También deberán expedirse a nacionales de terceros países que residan en la UE y a visitantes que tengan derecho a viajar a otros Estados miembros.

El sistema de certificado digital verde es una medida temporal. Se suspenderá una vez que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declare el fin de la emergencia de salud pública internacional por la COVID-19.

Próximas medidas

Para estar lista antes del verano, esta propuesta requiere una rápida adopción por el Parlamento Europeo y el Consejo.

Paralelamente, los Estados miembros deberán aplicar las normas técnicas y el marco de confianza acordados en la red de sanidad electrónica para velar por la oportuna implantación de los certificados digitales verdes, su interoperabilidad y el pleno respeto de la protección de los datos personales. Se pretende concluir las labores técnicas y la propuesta en los próximos meses.

Contexto

Para cumplir las medidas encaminadas a limitar la propagación del coronavirus, se está pidiendo a los viajeros de la UE que faciliten diversos documentos, tales como certificados médicos, resultados de análisis o declaraciones. La ausencia de formatos normalizados ha hecho que los viajeros tengan problemas al circular dentro de la UE. También se ha informado de documentos fraudulentos o falsificados.

En su declaración adoptada tras las videoconferencias informales de los días 25 y 26 de febrero de 2021, los miembros del Consejo Europeo pidieron que prosiguieran los trabajos sobre un planteamiento común de los certificados de vacunación. La Comisión ha colaborado con los Estados miembros en la red de sanidad electrónica, una red voluntaria que conecta a las autoridades nacionales responsables de la sanidad electrónica, en la preparación de la interoperabilidad de los certificados de vacunación. Las directrices se adoptaron el 27 de enero y se actualizaron el 12 de marzo, y el esbozo de marco de confianza se adoptó el 12 de marzo de 2021.

La Comisión ha adoptado hoy una propuesta legislativa por la que se establece un marco común sobre un certificado verde digital. La Comisión también ha adoptado una propuesta complementaria para que los certificados digitales verdes también se expidan a nacionales de terceros países que residan en la UE o en los Estados asociados de Schengen y a visitantes que tengan derecho a viajar a otros Estados miembros. Por razones jurídicas, son necesarias propuestas separadas para los ciudadanos y los no ciudadanos de la UE; no existe diferencia de trato entre los ciudadanos y los no ciudadanos de la UE admisibles a efectos de los certificados.

La información más reciente sobre las medidas contra el coronavirus y las restricciones de viaje que comunican los Estados miembros se puede consultar en la plataforma «Re-Open EU».

Casi 530 millones de euros para Apoyar Medidas de Emergencia contra la Pandemia de Coronavirus

La Comisión Europea | 11.03.2021

La Comisión Europea ha propuesto hoy un paquete de casi 530 millones de euros de ayuda financiera adicional con cargo al Fondo de Solidaridad de la UE (FSUE) para contribuir a los esfuerzos desplegados por 17 Estados miembros y tres países en vías de adhesión para proteger la salud pública en la lucha contra el coronavirus. Esta financiación cubrirá parte de su gasto público en equipos médicos y de protección individual, asistencia urgente a la población y medidas de prevención, seguimiento y control de la propagación de la enfermedad.

La comisaria de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira, ha declarado al respecto: «El Fondo de Solidaridad de la UE es la demostración concreta de la solidaridad europea en acción. Desde su creación, ha prestado asistencia y socorro eficaces a millones de personas en situaciones críticas. El año pasado, ampliamos su ámbito de aplicación para cubrir las emergencias sanitarias graves. Ahora proponemos movilizar la tan necesaria ayuda financiera relacionada con el coronavirus. El FSUE cumple una vez más su misión principal». El paquete de ayudas incluye también los 132,7 millones de euros de anticipos ya recibidos por Alemania, Irlanda, Grecia, España, Croacia, Hungría y Portugal. La movilización de los pagos finales del FSUE a los 17 Estados miembros se basa en una evaluación exhaustiva de las solicitudes presentadas. La contribución financiera propuesta debe ser aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo antes de que pueda desembolsarse la ayuda financiera.

Véase también el comunicado de prensa sobre este asunto.

Orientaciones Generales sobre la Respuesta de la Política Presupuestaria a la Pandemia de Coronavirus

La Comisión Europea | 03.03.2021

La Comisión Europea ha adoptado hoy una Comunicación que ofrece a los Estados miembros orientaciones generales en materia de política presupuestaria para el periodo venidero. En ella figuran principios rectores sobre la formulación y la calidad adecuadas de las medidas presupuestarias, así como reflexiones de la Comisión acerca de la desactivación o el mantenimiento de la activación de la cláusula general de salvaguardia. También figuran indicaciones generales en materia de política presupuestaria global para el próximo periodo, por ejemplo, sobre lo que implica el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) desde el punto de vista de la política presupuestaria.

La Comisión se ha comprometido a velar por una respuesta política coordinada y coherente a la crisis actual, para lo que se necesitan políticas presupuestarias creíbles que hagan frente a las consecuencias a corto plazo de la pandemia de coronavirus y apoyen la recuperación, sin poner en peligro la sostenibilidad presupuestaria a medio plazo. Esta Comunicación tiene por objeto apoyar estos objetivos.

Orientaciones sobre unas políticas presupuestarias coordinadas

La coordinación de las políticas presupuestarias nacionales es esencial para sostener la recuperación económica. La Comunicación precisa que la política presupuestaria debe seguir siendo ágil y adaptarse a la evolución de la situación. Advierte contra una retirada prematura del apoyo presupuestario, que debería mantenerse este año y el próximo. Señala que, una vez que disminuyan los riesgos para la salud, las medidas presupuestarias deberían dar paso gradualmente a otras más específicas que promuevan una recuperación resiliente y sostenible, y que las políticas presupuestarias deberían tener en cuenta el efecto del MRR. Por último, las políticas presupuestarias deberían tener en cuenta el vigor de la recuperación y consideraciones de sostenibilidad presupuestaria.

Estas orientaciones facilitarán a los Estados miembros la elaboración de sus programas de estabilidad y convergencia, que deberán presentarse a la Comisión en abril de 2021. Las orientaciones se detallarán en el paquete de primavera del Semestre Europeo de la Comisión.

Consideraciones acerca de la desactivación o el mantenimiento de la activación de la cláusula general de salvaguardia.

La Comisión propuso la activación de la cláusula general de salvaguardia en marzo de 2020 dentro de su estrategia para responder rápida, enérgica y coordinadamente a la pandemia de coronavirus. Ello permitió a los Estados miembros adoptar medidas para hacer frente adecuadamente a la crisis, apartándose de los requisitos presupuestarios que normalmente se aplicarían en el marco presupuestario europeo.

En la Comunicación figuran las reflexiones de la Comisión acerca de la manera en que se debería adoptar una decisión futura sobre la desactivación de la cláusula o su mantenimiento en 2022. En opinión de la Comisión, la decisión debe tomarse tras una evaluación global de la situación de la economía sobre la base de criterios cuantitativos. El nivel de actividad económica en la UE o en la zona del euro en comparación con los niveles anteriores a la crisis (finales de 2019) sería el criterio cuantitativo clave para la Comisión en su evaluación global de la desactivación de la cláusula general de salvaguardia o de su mantenimiento. Por lo tanto, las indicaciones preliminares actuales sugieren seguir aplicando esa cláusula en 2022 y desactivarla a partir de 2023.

Tras un diálogo entre el Consejo y la Comisión, la Comisión evaluará la desactivación o el mantenimiento de la aplicación de la cláusula general de salvaguardia sobre la base de las previsiones de la primavera de 2021, que se publicarán en la primera quincena de mayo.

Se seguirán teniendo en cuenta las situaciones específicas de cada país tras la desactivación de la cláusula. En caso de que un Estado miembro no haya recuperado el nivel de actividad económica anterior a la crisis, se aprovechará toda la flexibilidad prevista en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, especialmente a la hora de proponer orientaciones de política presupuestaria.

Máximo aprovechamiento del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia

La Comunicación da indicaciones generales sobre la política presupuestaria de los Estados miembros en 2022 y a medio plazo, incluido el vínculo con los fondos del MRR. Este desempeñará un papel crucial a la hora de ayudar a Europa a recuperarse del impacto económico y social de la pandemia, contribuirá a que las economías y sociedades de la UE sean más resilientes y respaldará las transiciones ecológica y digital.

El MRR pondrá a la disposición de los Estados miembros 312 500 millones de euros en subvenciones y hasta 360 000 millones de euros en préstamos para la realización de reformas e inversiones. Esto supondrá un considerable impulso presupuestario y contribuirá a mitigar el riesgo de divergencias en la zona del euro y en la UE.

La aplicación del MRR también tendrá importantes repercusiones en las políticas presupuestarias nacionales. El gasto financiado mediante subvenciones del MRR impulsará considerablemente la economía en los próximos años, sin aumentar el déficit y la deuda nacionales. También animará a los Estados miembros a aplicar políticas presupuestarias que favorezcan más el crecimiento. La inversión pública financiada mediante subvenciones del MRR debería sumarse a las inversiones públicas existentes. Solo si el MRR financia inversiones productivas adicionales y de alta calidad contribuirá a la recuperación y aumentará el crecimiento potencial, sobre todo si se combina con reformas estructurales en consonancia con las recomendaciones específicas por país.

Los Estados miembros deberían aprovechar al máximo la oportunidad única que brinda el MRR para sostener la recuperación económica, fomentar un mayor crecimiento potencial y mejorar su situación presupuestaria subyacente a medio y largo plazo.

Debate público sobre el marco de gobernanza económica

La crisis provocada por la pandemia de coronavirus ha puesto de relieve la pertinencia y la importancia de muchos de los retos que la Comisión trató de abordar en el debate público sobre el marco de gobernanza económica. Relanzar la consulta pública sobre el marco permitirá a la Comisión reflexionar sobre estos retos y extraer enseñanzas. La Comunicación confirma la intención de la Comisión de relanzar el debate público sobre el marco de gobernanza económica una vez que se afiance la recuperación.

Declaraciones de los miembros del Colegio de Comisarios

Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo responsable de Una Economía al Servicio de las Personas, ha declarado: «Hay esperanza en el horizonte de la economía de la UE, pero la pandemia continúa afectando a los medios de subsistencia de la población y a la economía en general. Para amortiguar este impacto y promover una recuperación resiliente y sostenible, nuestro claro mensaje es que el apoyo presupuestario debe mantenerse tanto tiempo como haga falta. Sobre la base de las indicaciones actuales, la cláusula general de salvaguardia permanecería activa en 2022 y se desactivaría en 2023. Los Estados miembros deben aprovechar al máximo el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, ya que les brinda una oportunidad única de apoyar su economía sin sobrecargar las finanzas públicas. Unas medidas oportunas, temporales y específicas permitirán una vuelta fluida a unos presupuestos sostenibles a medio plazo».

Paolo Gentiloni, comisario de Economía, ha declarado: «Nuestra decisión del pasado mes de marzo de activar la cláusula general de salvaguardia supuso un reconocimiento de la gravedad de la crisis actual. También fue una declaración de nuestra determinación de adoptar todas las medidas necesarias para hacer frente a la pandemia y sostener el empleo y las empresas. Un año después, todavía no se ha ganado la batalla contra la COVID-19 y debemos asegurarnos de que no repitamos los errores de hace diez años retirando el apoyo demasiado pronto. Para 2022, está claro que el apoyo presupuestario seguirá siendo necesario: es mejor pecar por exceso que por defecto. Al mismo tiempo, las políticas presupuestarias deben diferenciarse en función del ritmo de recuperación de cada país y de su situación presupuestaria subyacente. Es fundamental que, en el momento en que la financiación de Next Generation EU empiece a llegar, los Gobiernos velen por el gasto nacional en inversión se mantenga y refuerce mediante las subvenciones de la UE».

Ayudas estatales: la Comisión prorroga y amplía el Marco Temporal para apoyar a la economía en el contexto del brote de coronavirus

La Comisión Europea ha decidido prorrogar hasta el 31 de diciembre de 2021 el Marco Temporal de ayudas estatales, adoptado el 19 de marzo de 2020 para apoyar a la economía en el contexto del brote de coronavirus. La Comisión ha decidido asimismo ampliar el alcance del Marco Temporal aumentando los límites máximos establecidos en él y permitiendo la conversión de determinados instrumentos reembolsables en subvenciones directas hasta finales del año próximo.

Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva, responsable de la política de competencia, ha declarado lo siguiente: «Dado que la pandemia de coronavirus persiste y se está prolongado más de lo que esperábamos, debemos seguir asegurándonos de que los Estados miembros puedan proporcionar a las empresas el apoyo necesario para salir adelante. Hoy, hemos prorrogado la aplicación del Marco Temporal hasta finales de año. Hemos aumentado también los límites máximos de determinadas medidas establecidas en el Marco Temporal y ofrecido incentivos para la utilización de los instrumentos reembolsables, permitiendo la conversión de determinados préstamos y otros instrumentos reembolsables en subvenciones directas en una fase ulterior. De este modo, los Estados miembros podrán aprovechar plenamente la flexibilidad que brindan las normas sobre ayudas estatales para apoyar a sus economías, limitando al mismo tiempo el falseamiento de la competencia.».

Prórroga del Marco Temporal

La Comisión analiza permanentemente si es necesario seguir adaptando el Marco Temporal. El Marco temporal debía expirar el 30 de junio de 2021, salvo en el caso de las medidas de recapitalización, que podían concederse hasta el 30 de septiembre de 2021. Teniendo en cuenta la persistencia de la pandemia de coronavirus y su evolución, la modificación introducida hoy prorroga todas las medidas establecidas en el Marco Temporal, incluidas las relacionadas con la recapitalización, hasta el 31 de diciembre de 2021.

Aumento de los límites máximos de ayuda

Teniendo en cuenta la persistente incertidumbre económica y la prórroga por parte de los Gobiernos de las medidas que limitan la actividad económica a fin de detener la propagación del virus, la modificación de hoy aumenta también los límites máximos establecidos en el Marco Temporal en relación con determinadas medidas de apoyo:

  • Por lo que se refiere a los importes limitados de ayuda concedida con arreglo al Marco Temporal, los anteriores límites máximos por empresa se duplican ahora en la práctica (si se tiene en cuenta la disponibilidad de las ayudas de minimis). Los nuevos límites máximos son de 225 000 EUR por empresa dedicada a la producción primaria de productos agrícolas (antes,100 000 EUR), 270 000 EUR por empresa que opere en el sector de la pesca y la acuicultura (antes,120 000 EUR) y 1,8 millones EUR por empresa que opere en cualquiera de los demás sectores (antes, 800 000 EUR). Como ya ocurría anteriormente, estas ayudas pueden combinarse hasta un límite de 200 000 EUR por empresa con ayudas de minimis (hasta 30 000 EUR por empresa que opere en el sector de la pesca y la acuicultura y hasta 25 000 EUR por empresa que opere en el sector agrícola) a lo largo de tres ejercicios financieros, siempre que se cumplan los requisitos pertinentes para las ayudas de minimis.
  • En el caso de las empresas especialmente afectadas por la crisis del coronavirus, y que registren al menos un 30 % pérdidas en su volumen de negocios durante el período subvencionable frente al mismo período de 2019, el Estado puede contribuir a financiar la parte de los costes fijos de dichas empresas que no estén cubiertos por sus ingresos, por un importe de hasta 10 millones EUR por empresa (anteriormente, 3 millones EUR).

Conversión de instrumentos reembolsables en subvenciones directas

La Comisión también permitirá a los Estados miembros convertir, hasta el 31 de diciembre de 2022, los instrumentos reembolsables (por ejemplo, garantías, préstamos y anticipos reembolsables) concedidos en virtud del Marco Temporal en otras formas de ayuda, como subvenciones directas, siempre que se cumplan las condiciones del Marco Temporal. En principio, dicha conversión no podrá superar los nuevos límites máximos correspondientes a los importes limitados de ayuda (es decir, 225 000 EUR por empresa dedicada a la producción primaria de productos agrícolas, 270 000 EUR por empresa que opere en el sector de la pesca y la acuicultura, y 1,8 millones EUR por empresa que opere en cualquiera de los demás sectores). De esta manera se incentiva el recurso, en primera instancia, a la ayuda que suponen los instrumentos reembolsables.

Ampliación de la retirada temporal de todos los países de la lista de «países cuyos riesgos son negociables» según la Comunicación sobre el seguro de crédito a la exportación a corto plazo

Por último, y dada la persistente y general falta de capacidad privada suficiente para cubrir todos los riesgos económicamente justificables de las exportaciones a países de la lista de países cuyos riesgos son negociables, la modificación prevé una prórroga hasta el 31 de diciembre de 2021 (en la actualidad, hasta el 30 de junio de 2021) de la retirada temporal de todos los países de dicha lista, contemplada en la Comunicación sobre el seguro de crédito a la exportación a corto plazo.

Antecedentes del Marco Temporal y trabajos en marcha para apoyar el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia

Para respaldar la economía en el contexto del brote de coronavirus, el 19 de marzo de 2020 la Comisión adoptó un nuevo Marco Temporal sobre ayudas estatales, basado en el artículo 107, apartado 3, letra b), del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. El Marco Temporal se modificó por primera vez el 3 de abril de 2020 para ofrecer más posibilidades de apoyo público a la investigación, la realización de pruebas y la fabricación de productos para luchar contra la pandemia de coronavirus, proteger el empleo y mantener el respaldo a la economía. Se modificó de nuevo el 8 de mayo de 2020, para permitir medidas de recapitalización y deuda subordinada, y el 29 de junio de 2020, para ofrecer nuevas ayudas a las microempresas, las pequeñas empresas y empresas de nueva creación, e incentivar las inversiones privadas. El 13 de octubre de 2020, la Comisión adoptó una cuarta modificación para prorrogar el Marco Temporal y permitir que la ayuda cubra parte de los costes fijos no cubiertos de empresas afectadas por la crisis.

El Marco Temporal parte del reconocimiento de que el conjunto de la economía de la UE sufre los efectos de una grave perturbación. De ahí que permita a los Estados miembros aprovechar a fondo la flexibilidad que ofrecen las normas sobre ayudas estatales para respaldar la economía, a la vez que se limitan las consecuencias negativas que esto pueda tener para la igualdad de condiciones de competencia en el mercado único.

Por otra parte, a medida que Europa pase de la gestión de la crisis a la recuperación económica, el control de ayudas estatales acompañará y facilitará la aplicación del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. En este contexto, el 21 de diciembre de 2020, la Comisión publicó una serie de plantillas orientativas en materia de ayudas estatales que abarcan varios tipos de proyectos de inversión en consonancia con las «iniciativas emblemáticas europeas» de la Estrategia Anual de Crecimiento Sostenible de la Comisión para 2021. Estas plantillas tienen por objeto ayudar a los Estados miembros en la formulación de sus planes nacionales de recuperación en consonancia con las normas de la UE sobre ayudas estatales: La Comisión evaluará prioritariamente todas las notificaciones de ayudas estatales que presenten los Estados miembros en el contexto del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

Además, los Estados miembros que tengan intención de modificar las medidas de ayuda existentes con el fin de prorrogar su duración hasta el 31 de diciembre de 2021, aumentar su presupuesto o adaptarlas al Marco Temporal, en su versión modificada adoptada hoy (incluidos límites máximos de ayuda más elevados por empresa), pueden notificar en bloque tales modificaciones. Ello hará disminuir la carga administrativa de los Estados miembros.

Coronavirus: Declaración de la Comisión sobre la consulta a los Estados miembros referente a la propuesta de seguir prorrogando y ajustar el Marco Temporal relativo a las medidas de ayuda estatal

Comisión Europea | 20.01.2021

La Comisión Europea envió ayer a los Estados miembros, para su consulta, un proyecto de propuesta para prorrogar hasta el 31 de diciembre de 2021 y ajustar el Marco Temporal relativo a las medidas de ayuda estatal, adoptado el 19 de marzo de 2020 y destinado a dar apoyo a la economía en el contexto de la pandemia de coronavirus.

La vicepresidenta ejecutiva Margrethe Vestager, responsable de la política de competencia, declaró: «La segunda ola del coronavirus sigue alterando profundamente nuestro día a día, y las empresas en toda Europa necesitan más ayuda para capear la crisis. Por ello proponemos prorrogar el Marco Temporal hasta el 31 de diciembre de 2021 e incrementar los montantes destinados a las ayudas para las empresas en virtud de las distintas medidas, con el fin de garantizar que la ayuda siga estando disponible en la práctica. Decidiremos el camino a seguir teniendo en cuenta los puntos de vista de todos los Estados miembros y la necesidad de preservar la competencia efectiva en el mercado único».

A la vista de la persistencia y la evolución actual del brote de coronavirus, la Comisión está evaluando la necesidad de prorrogar el Marco Temporal y seguir ajustando su ámbito de aplicación a las cambiantes necesidades de las empresas, a la vez que se mantienen las salvaguardas para una competencia efectiva. El proyecto de propuesta toma en consideración las reacciones iniciales de los Estados Miembros recabadas a raíz de una encuesta que la Comisión lanzó en diciembre de 2020 para averiguar qué opinaban de la ejecución del Marco Temporal relativo a las medidas de ayuda estatal.

La Comisión ha enviado a los Estados miembros para su consulta un proyecto de propuesta destinado a:

  • prorrogar las disposiciones vigentes del Marco temporal hasta el 31 de diciembre de 2021. Se trata de permitir que los Estados miembros sigan apoyando a las empresas en el contexto de la crisis actual, protegiendo al mismo tiempo unas condiciones de competencia equitativas;
  • vista la duración de la crisis, aumentar los topes máximos de los montantes limitados de ayuda en virtud del Marco Temporal (a fecha de hoy, se trata de 120 000 euros por empresa activa en los sectores de la pesca y la acuicultura, 100 000 euros por empresa activa en la fabricación primaria de productos agrícolas, y 800 000 euros para las que operan en todos los demás sectores), y de las medidas que contribuyan a los costes fijos de las empresas que no estén cubiertos por sus ingresos (a fecha de hoy, hasta 3 millones de euros por empresa), ante la persistente incertidumbre económica y las necesidades de las empresas afectadas por la crisis; así como
  • permitir a los Estados miembros convertir más adelante los instrumentos reembolsables concedidos (incluidos los créditos) por un montante de hasta 800 000 € (120 000 € en el caso de las empresas activas en el sector de la pesca y la acuicultura y 100 000 € por empresa del sector de la fabricación primaria de productos agrícolas) en ayudas directas. De esta manera se promueve el recurso, en primera instancia, a la ayuda que suponen los instrumentos reembolsables.

Los Estados miembros tienen ahora la posibilidad de formular observaciones sobre el proyecto de propuesta de la Comisión.

Contexto

El Marco Temporal se modificó el 3 de abril de 2020 por primera vez con objeto de aumentar las posibilidades de apoyo público a la investigación, los ensayos y la fabricación de productos para luchar contra la pandemia de coronavirus, proteger el empleo y seguir apoyando la economía. El 8 de mayo de 2020, la Comisión adoptó una segunda modificación por la que se ampliaba el ámbito de aplicación del Marco Temporal a medidas relativas a la recapitalización y la deuda subordinada. El 29 de junio de 2020, la Comisión adoptó una tercera modificación que ampliaba el ámbito de aplicación del Marco Temporal a fin de seguir apoyando a las microempresas, las pequeñas empresas y las empresas emergentes, e incentivar las inversiones privadas. El 13 de octubre de 2020, la Comisión prorrogó el Marco Temporal hasta el 30 de junio de 2021, con la excepción de las medidas relativas a la recapitalización, cuya prórroga concluye el 30 de septiembre de 2021. En dicha ocasión, también permitió a los Estados Miembros cubrir parte de los costes fijos no cubiertos de las empresas afectadas por la crisis.

El Parlamento Europeo lanza un video para destacar las dificultades de las personas con discapacidad durante la COVID-19

Parlamento Europeo. 03.12.2020

Para conmemorar el Día Internacional de las Personas con Discapacidad y poner rostro a las dificultades por las que están atravesando los más de 70 millones de personas con discapacidad que viven en la Unión Europea y sus familias por la COVID-19, la Oficina del Parlamento Europeo en España ha lanzado un video, que cuenta con la colaboración del actor Jesús Vidal.

El video cuenta la historia de Javi, un “espíritu indomable” en palabras de Jesús; el ejemplo de superación, optimismo y actitud que todos necesitamos en un año tan complicado por la incidencia de la pandemia.

En el vídeo, de apenas un minuto, podemos observar y escuchar, a través de la narración de su madre, Amparo, cómo afronta Javi el día a día con los problemas de la mascarilla, la distancia social y las conversaciones por videoconferencia, además del tumor maligno que ha superado en este año. Es todo un ejemplo de superación.

Con la incidencia del COVID-19, “de repente le decimos ‘no se toca, no se besa, no se abraza…’. Lo pasan mal, mucho peor que nosotros”, afirma Amparo, su madre. Sin embargo, “no ha perdido la sonrisa en ningún momento; nos ha dado a todos una lección de vida increíble”, recalca.

Estrategia Europea de Discapacidad post-2020
El impacto de la pandemia de coronavirus está siendo muy importante en Europa, especialmente para las personas con discapacidad. La Covid-19 ha afectado en mayor medida a estas personas, que han visto aumentada su vulnerabilidad y modificadas sus rutinas y actividades diarias, pero también para sus familiares, encargados de los cuidados, que en su mayoría son mujeres.

Por ello, el Parlamento Europeo se ha comprometido a elaborar una Estrategia Europea de Discapacidad post-2020 que sea “amplia, bien financiada y ambiciosa, y que refleje la diversidad de las personas con discapacidad y sus necesidades”. Además, se pretende incorporar, por primera vez, una dimensión de género en esta estrategia que ayude a eliminar la discriminación
contra las mujeres y niñas con discapacidad.

En esta nueva Estrategia de Discapacidad, el Parlamento Europeo quiere incidir en el acceso garantizado al empleo y la formación profesional para las personas con discapacidad que se enfrentan a unas tasas de empleabilidad del 50,6% frente al 74,8% de las personas sin discapacidad. Pero también el acceso a una educación inclusiva, a servicios de salud de calidad y accesibles, los servicios digitales o las actividades deportivas.

Antecedentes
La Estrategia de Discapacidad 2010-2020 ha conseguido hitos destacados como la Ley Europea de Accesibilidad (2019) o la Directiva sobre Accesibilidad (2016), que garantizaron el acceso a personas con discapacidad a los servicios en línea de las instituciones del sector público y a productos y servicios como teléfonos inteligentes, cajeros automáticos o libros electrónicos.

La Unión Europea y todos sus Estados miembros quiere una sociedad inclusiva en la que los derechos de las personas con discapacidad estén protegidos, adaptados a las necesidades individuales, y no haya discriminación. En definitiva, hacer gala, una vez más, del lema de la Unión Europea: “Unidos en la diversidad”.

El 75% de los españoles pide más competencias para la UE

Parlamento Europeo | 20.11.2020

En medio de la segunda ola del coronavirus, la encuesta del PE muestra una mayoría de españoles a favor de dar más poder a la UE para paliar las consecuencias de las crisis.

El Parlamento Europeo ha publicado hoy los resultados completos de la tercera encuesta realizada este año para preguntar a los ciudadanos europeos sus opiniones sobre la crisis del coronavirus y su actitud hacia la Unión Europea. Aunque hasta un 50% de los europeos sienten “incertidumbre” nuevamente como sensación principal ante el impacto económico de la pandemia, hay más personas que tienen una imagen positiva de la UE que en primavera.

Con esta creciente incertidumbre, que llega l 69% en caso de los encuestados españoles, hasta un 75% están de acuerdo en que la UE debe contar con más competencias para combatir la pandemia. Asimismo, siete de cada diez españoles consideran que la UE debería contar con más herramientas financieras para combatir las consecuencias negativas del coronavirus, uno de los países con mayor porcentaje, solo superado por Chipre y Malta.

Sin embargo, es imprescindible para hasta el 80% de los españoles que los fondos europeos solo vayan a parar a Estados miembros con un sistema judicial estable y un respeto absoluto por los valores democráticos europeos; un sentimiento compartido por una gran mayoría en todos los países, con hasta el 77% en la media de los 27 Estados miembros. Igualmente, en el caso de España, sus ciudadanos también se muestran ampliamente a favor de que este respeto a los valores fundamentales de la UE sea prioritario en las relaciones con países terceros: hasta el 88% cree que, en las relaciones de la UE con Estados Unidos, Rusia, China o Turquía deben primar los valores de democracia, Estado de derecho y derechos humanos.

Respecto a las partidas a las que destinar dinero del presupuesto europeo, hasta un 68,5% consideran que la prioridad debe ser la salud pública, seguida por recuperación económica y nuevas oportunidades para las empresas (51,2%), empleo y asuntos sociales (49,1%) e investigación científica e innovación tecnológica (46,1%) en cuarto lugar. A nivel europeo, las prioridades son similares, aunque en el tercer puesto (37%) está el cambio climático y la protección medioambiental, que en el caso español está en sexto lugar. No obstante, preguntados por si la UE debe hacer más para alcanzar la neutralidad climática en 2050, hasta el 67% de los españoles consideran que sí, uno de los porcentajes más altos, solo superado por Chipre, Malta y Grecia.

La valoración de la UE es más positiva en comparación con la anterior encuesta de junio: el 43% de los encuestados en España tiene una imagen positiva de la UE, frente al 37% anterior, con un 40% de personas que tienen una visión neutral de las instituciones comunitarias. Sin embargo, una mayoría de encuestados (64%) se muestran insatisfechos con la solidaridad mostrada entre Estados miembros de la UE. El 80% de los encuestados ha oído hablar de las medidas iniciadas por la UE para combatir la pandemia, un porcentaje solo superado por Rumanía.

Asimismo, el 68% no se muestra satisfecho con las medidas implementadas por el gobierno nacional, aunque un porcentaje similar (66%) ve como justificadas en algún grado las limitaciones a las libertades individuales que ha experimentado con el objetivo de frenar la expansión de la pandemia de la COVID-19.

Respecto al impacto de la pandemia de COVID-19, el 68% de los españoles aseguran que ha tenido algún tipo de impacto económico en sus vidas (desempleo, dificultad para pagar facturas, uso de ahorros, etc.). La situación es más acusada en el caso de los jóvenes: el 77% de las personas entre 16 y 34 años aseguran haber experimentado algún tipo de dificultad económica. En cinco Estados miembros, más de la mitad de los encuestados afirman que sus ingresos personales se han visto afectados por la pandemia. Es el caso de España, además de Chipre, Grecia, Rumanía y Bulgaria. En nuestro país, el 55% lo ha sufrido ya, y casi el 30% asegura que sus ingresos se verán afectados en el futuro próximo.

Más información

Desde el comienzo de la pandemia, el Parlamento Europeo ha encargado tres encuestas específicas para valorar la opinión pública europea en tiempos de la COVID-19. La última encuesta se llevó a cabo por internet (por teléfono en Malta) por la empresa Kantar entre el 25 de septiembre y el 7 de octubre de 2020, con 24.812 encuestados en los 27 Estados miembros de la UE, de entre 16 y 64 años (16-54 en Bulgaria, Chequia, Croacia, Eslovenia, Eslovaquia, Grecia, Hungría, Polonia, Portugal y Rumanía). Cuotas de género, edad, distribución regional y nacional garantizan la representatividad de la muestra.

Coronavirus: la Comisión intensifica las medidas destinadas a la realización de pruebas presentando una Recomendación sobre las pruebas rápidas de antígeno y fomentando el aumento de la capacidad de diagnóstico

Comisión Europea | 19.11.2020.

La Comisión Europea adoptó ayer una Recomendación sobre el uso de pruebas rápidas de antígeno para diagnosticar la COVID-19, presentada a raíz de la Recomendación de la Comisión de 28 de octubre para garantizar un enfoque común y estrategias de realización de pruebas más eficientes en toda la UE. Se basa en las orientaciones elaboradas con las aportaciones de los Estados miembros y el asesoramiento de expertos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades.

La Recomendación ofrece orientaciones sobre cómo seleccionar las pruebas rápidas de antígeno, cuándo son adecuadas y quién debe realizarlas. Asimismo, pide la validación y el reconocimiento mutuo de las pruebas y sus resultados. Esto precede a la reunión virtual sobre la respuesta de la UE a la pandemia de COVID-19 que los dirigentes europeos celebrarán 19 de noviembre tras el Consejo Europeo del 29 de octubre, en el que se llegó a un acuerdo sobre una mayor coordinación de los métodos de prueba.

Además, la Comisión Europea ha firmado un acuerdo con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) mediante el que se contribuirá con 35,5 millones de euros, financiados por el Instrumento de Asistencia Urgente, a aumentar la capacidad para realizar pruebas de diagnóstico de la COVID-19 en la Unión. La financiación se utilizará para apoyar la formación de personal para la recogida y el análisis de muestras, así como la realización de pruebas, en particular mediante equipos móviles.

Stella Kyriakides, comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, declaró: «Las pruebas nos indican cuál es la amplitud de la propagación del virus, dónde se produce y cómo se desarrolla. Son decisivas para frenar la propagación de la COVID-19. Con el objetivo de aumentar la coordinación de la UE en materia de métodos de prueba, hoy facilitamos directrices sobre el uso de pruebas rápidas de antígeno a los Estados miembros para que puedan gestionar mejor los brotes de COVID-19. Asimismo, para que la realización de pruebas sea eficiente, es imprescindible disponer de los recursos necesarios. Esta es la razón por la que, en adelante, también intensificaremos nuestro apoyo a los Estados miembros para que aumenten su capacidad para llevarlas a cabo. El apoyo y la solidaridad son fundamentales para superar esta pandemia».

La Recomendación de ayer ofrece a los Estados miembros orientaciones sobre el uso de pruebas rápidas de antígeno para detectar el virus en contextos específicos. Entre ellos se incluyen las situaciones en las que una identificación rápida de las personas infectadas contribuye a la gestión de los brotes y al seguimiento periódico de los grupos de riesgo, tales como el personal médico o las residencias de ancianos. Se anima a los Estados miembros a realizar pruebas rápidas de antígeno además de las pruebas RCP-RT para contener la propagación del virus, detectar contagios y limitar las medidas de aislamiento y cuarentena.

El reconocimiento mutuo de los resultados de las pruebas es de vital importancia para facilitar la circulación, el rastreo de contactos y el tratamiento transfronterizos. Se recomienda encarecidamente a los Estados miembros que reconozcan mutuamente los resultados de las pruebas rápidas de antígeno que cumplan los criterios establecidos en la Recomendación y se hayan llevado a cabo en cualquier Estado miembro de la UE por centros de diagnóstico operativos autorizados. Por tanto, el cumplimiento de la Recomendación puede contribuir a la libre circulación de personas y al correcto funcionamiento del mercado interior en momentos en los que la capacidad de realización de pruebas se vea limitada.

El desarrollo científico y técnico sigue avanzando, proporcionando nuevos conocimientos sobre las características del virus y las posibilidades de utilizar diferentes métodos y enfoques para el diagnóstico de la COVID-19. Por ello, la Comisión sigue dispuesta a continuar poniendo al día en consecuencia la Recomendación sobre el uso de pruebas.

A fin de seguir mejorando la capacidad de diagnóstico de la COVID-19 en la UE, la Comisión concederá 35,5 millones de euros a la FICR para fomentar la formación del personal y permitir que los equipos móviles de realización de pruebas de la Cruz Roja tengan acceso a los equipos, instrumentos de laboratorio y reactivos necesarios para tomar muestras, realizar pruebas y ayudar a las autoridades nacionales en su labor.

A través de la Sociedad Nacional de la Cruz Roja, los Estados miembros de la UE y al Reino Unido pueden colaborar con la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Los siguientes siete Estados miembros han decidido participar: Alemania, Grecia, España, Italia, Malta, Austria y Portugal.

Contexto

La pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de mejorar la preparación ante las amenazas transfronterizas, así como su gestión, de manera más eficaz, tanto a escala de la UE como de los Estados miembros. La realización de pruebas rápidas y precisas es fundamental luchar contra la COVID-19. La Comisión ha apoyado la investigación y el desarrollo de este tipo de pruebas y pondrá en marcha un procedimiento de adquisición conjunta para facilitar el acceso a las pruebas rápidas. Se facilitarán 100 millones EUR procedentes del Instrumento de Asistencia Urgente para ayudar a los Estados miembros.

Más información

Recomendación de la Comisión relativa a la utilización de pruebas rápidas de antígenos para el diagnóstico de la infección por el SARS-CoV-2

Recomendación de la Comisión de 28 de octubre sobre las estrategias para las pruebas de diagnóstico de la COVID-19

Ficha informativa sobre las acciones sanitarias financiadas a través del Instrumento de Asistencia Urgente

Preguntas & Respuestas sobre el Instrumento de Asistencia Urgente

Respuesta de la UE al coronavirus

Resumen de la respuesta de la Comisión

Tu Europa

Europe Direct Contact Centre

Portal Europa

Representación de la Comisión Europea

Logo Presidencia portuguesa UE

Presidencia Portuguesa del Consejo de la UE

logo_europa

Red de información Europea de andalucía

Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior

Universidad de Sevilla

Copyright © 2020 Europe Direct Sevilla · Facultad de Derecho · C\Enramadilla 18-20 · 41018 Sevilla | europedirect@us.es · tlf: 955 42 00 53