coronavirus

El Parlamento Europeo lanza un video para destacar las dificultades de las personas con discapacidad durante la COVID-19

Parlamento Europeo. 03.12.2020

Para conmemorar el Día Internacional de las Personas con Discapacidad y poner rostro a las dificultades por las que están atravesando los más de 70 millones de personas con discapacidad que viven en la Unión Europea y sus familias por la COVID-19, la Oficina del Parlamento Europeo en España ha lanzado un video, que cuenta con la colaboración del actor Jesús Vidal.

El video cuenta la historia de Javi, un “espíritu indomable” en palabras de Jesús; el ejemplo de superación, optimismo y actitud que todos necesitamos en un año tan complicado por la incidencia de la pandemia.

En el vídeo, de apenas un minuto, podemos observar y escuchar, a través de la narración de su madre, Amparo, cómo afronta Javi el día a día con los problemas de la mascarilla, la distancia social y las conversaciones por videoconferencia, además del tumor maligno que ha superado en este año. Es todo un ejemplo de superación.

Con la incidencia del COVID-19, “de repente le decimos ‘no se toca, no se besa, no se abraza…’. Lo pasan mal, mucho peor que nosotros”, afirma Amparo, su madre. Sin embargo, “no ha perdido la sonrisa en ningún momento; nos ha dado a todos una lección de vida increíble”, recalca.

Estrategia Europea de Discapacidad post-2020
El impacto de la pandemia de coronavirus está siendo muy importante en Europa, especialmente para las personas con discapacidad. La Covid-19 ha afectado en mayor medida a estas personas, que han visto aumentada su vulnerabilidad y modificadas sus rutinas y actividades diarias, pero también para sus familiares, encargados de los cuidados, que en su mayoría son mujeres.

Por ello, el Parlamento Europeo se ha comprometido a elaborar una Estrategia Europea de Discapacidad post-2020 que sea “amplia, bien financiada y ambiciosa, y que refleje la diversidad de las personas con discapacidad y sus necesidades”. Además, se pretende incorporar, por primera vez, una dimensión de género en esta estrategia que ayude a eliminar la discriminación
contra las mujeres y niñas con discapacidad.

En esta nueva Estrategia de Discapacidad, el Parlamento Europeo quiere incidir en el acceso garantizado al empleo y la formación profesional para las personas con discapacidad que se enfrentan a unas tasas de empleabilidad del 50,6% frente al 74,8% de las personas sin discapacidad. Pero también el acceso a una educación inclusiva, a servicios de salud de calidad y accesibles, los servicios digitales o las actividades deportivas.

Antecedentes
La Estrategia de Discapacidad 2010-2020 ha conseguido hitos destacados como la Ley Europea de Accesibilidad (2019) o la Directiva sobre Accesibilidad (2016), que garantizaron el acceso a personas con discapacidad a los servicios en línea de las instituciones del sector público y a productos y servicios como teléfonos inteligentes, cajeros automáticos o libros electrónicos.

La Unión Europea y todos sus Estados miembros quiere una sociedad inclusiva en la que los derechos de las personas con discapacidad estén protegidos, adaptados a las necesidades individuales, y no haya discriminación. En definitiva, hacer gala, una vez más, del lema de la Unión Europea: “Unidos en la diversidad”.

El 75% de los españoles pide más competencias para la UE

Parlamento Europeo | 20.11.2020

En medio de la segunda ola del coronavirus, la encuesta del PE muestra una mayoría de españoles a favor de dar más poder a la UE para paliar las consecuencias de las crisis.

El Parlamento Europeo ha publicado hoy los resultados completos de la tercera encuesta realizada este año para preguntar a los ciudadanos europeos sus opiniones sobre la crisis del coronavirus y su actitud hacia la Unión Europea. Aunque hasta un 50% de los europeos sienten “incertidumbre” nuevamente como sensación principal ante el impacto económico de la pandemia, hay más personas que tienen una imagen positiva de la UE que en primavera.

Con esta creciente incertidumbre, que llega l 69% en caso de los encuestados españoles, hasta un 75% están de acuerdo en que la UE debe contar con más competencias para combatir la pandemia. Asimismo, siete de cada diez españoles consideran que la UE debería contar con más herramientas financieras para combatir las consecuencias negativas del coronavirus, uno de los países con mayor porcentaje, solo superado por Chipre y Malta.

Sin embargo, es imprescindible para hasta el 80% de los españoles que los fondos europeos solo vayan a parar a Estados miembros con un sistema judicial estable y un respeto absoluto por los valores democráticos europeos; un sentimiento compartido por una gran mayoría en todos los países, con hasta el 77% en la media de los 27 Estados miembros. Igualmente, en el caso de España, sus ciudadanos también se muestran ampliamente a favor de que este respeto a los valores fundamentales de la UE sea prioritario en las relaciones con países terceros: hasta el 88% cree que, en las relaciones de la UE con Estados Unidos, Rusia, China o Turquía deben primar los valores de democracia, Estado de derecho y derechos humanos.

Respecto a las partidas a las que destinar dinero del presupuesto europeo, hasta un 68,5% consideran que la prioridad debe ser la salud pública, seguida por recuperación económica y nuevas oportunidades para las empresas (51,2%), empleo y asuntos sociales (49,1%) e investigación científica e innovación tecnológica (46,1%) en cuarto lugar. A nivel europeo, las prioridades son similares, aunque en el tercer puesto (37%) está el cambio climático y la protección medioambiental, que en el caso español está en sexto lugar. No obstante, preguntados por si la UE debe hacer más para alcanzar la neutralidad climática en 2050, hasta el 67% de los españoles consideran que sí, uno de los porcentajes más altos, solo superado por Chipre, Malta y Grecia.

La valoración de la UE es más positiva en comparación con la anterior encuesta de junio: el 43% de los encuestados en España tiene una imagen positiva de la UE, frente al 37% anterior, con un 40% de personas que tienen una visión neutral de las instituciones comunitarias. Sin embargo, una mayoría de encuestados (64%) se muestran insatisfechos con la solidaridad mostrada entre Estados miembros de la UE. El 80% de los encuestados ha oído hablar de las medidas iniciadas por la UE para combatir la pandemia, un porcentaje solo superado por Rumanía.

Asimismo, el 68% no se muestra satisfecho con las medidas implementadas por el gobierno nacional, aunque un porcentaje similar (66%) ve como justificadas en algún grado las limitaciones a las libertades individuales que ha experimentado con el objetivo de frenar la expansión de la pandemia de la COVID-19.

Respecto al impacto de la pandemia de COVID-19, el 68% de los españoles aseguran que ha tenido algún tipo de impacto económico en sus vidas (desempleo, dificultad para pagar facturas, uso de ahorros, etc.). La situación es más acusada en el caso de los jóvenes: el 77% de las personas entre 16 y 34 años aseguran haber experimentado algún tipo de dificultad económica. En cinco Estados miembros, más de la mitad de los encuestados afirman que sus ingresos personales se han visto afectados por la pandemia. Es el caso de España, además de Chipre, Grecia, Rumanía y Bulgaria. En nuestro país, el 55% lo ha sufrido ya, y casi el 30% asegura que sus ingresos se verán afectados en el futuro próximo.

Más información

Desde el comienzo de la pandemia, el Parlamento Europeo ha encargado tres encuestas específicas para valorar la opinión pública europea en tiempos de la COVID-19. La última encuesta se llevó a cabo por internet (por teléfono en Malta) por la empresa Kantar entre el 25 de septiembre y el 7 de octubre de 2020, con 24.812 encuestados en los 27 Estados miembros de la UE, de entre 16 y 64 años (16-54 en Bulgaria, Chequia, Croacia, Eslovenia, Eslovaquia, Grecia, Hungría, Polonia, Portugal y Rumanía). Cuotas de género, edad, distribución regional y nacional garantizan la representatividad de la muestra.

Coronavirus: la Comisión intensifica las medidas destinadas a la realización de pruebas presentando una Recomendación sobre las pruebas rápidas de antígeno y fomentando el aumento de la capacidad de diagnóstico

Comisión Europea | 19.11.2020.

La Comisión Europea adoptó ayer una Recomendación sobre el uso de pruebas rápidas de antígeno para diagnosticar la COVID-19, presentada a raíz de la Recomendación de la Comisión de 28 de octubre para garantizar un enfoque común y estrategias de realización de pruebas más eficientes en toda la UE. Se basa en las orientaciones elaboradas con las aportaciones de los Estados miembros y el asesoramiento de expertos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades.

La Recomendación ofrece orientaciones sobre cómo seleccionar las pruebas rápidas de antígeno, cuándo son adecuadas y quién debe realizarlas. Asimismo, pide la validación y el reconocimiento mutuo de las pruebas y sus resultados. Esto precede a la reunión virtual sobre la respuesta de la UE a la pandemia de COVID-19 que los dirigentes europeos celebrarán 19 de noviembre tras el Consejo Europeo del 29 de octubre, en el que se llegó a un acuerdo sobre una mayor coordinación de los métodos de prueba.

Además, la Comisión Europea ha firmado un acuerdo con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) mediante el que se contribuirá con 35,5 millones de euros, financiados por el Instrumento de Asistencia Urgente, a aumentar la capacidad para realizar pruebas de diagnóstico de la COVID-19 en la Unión. La financiación se utilizará para apoyar la formación de personal para la recogida y el análisis de muestras, así como la realización de pruebas, en particular mediante equipos móviles.

Stella Kyriakides, comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, declaró: «Las pruebas nos indican cuál es la amplitud de la propagación del virus, dónde se produce y cómo se desarrolla. Son decisivas para frenar la propagación de la COVID-19. Con el objetivo de aumentar la coordinación de la UE en materia de métodos de prueba, hoy facilitamos directrices sobre el uso de pruebas rápidas de antígeno a los Estados miembros para que puedan gestionar mejor los brotes de COVID-19. Asimismo, para que la realización de pruebas sea eficiente, es imprescindible disponer de los recursos necesarios. Esta es la razón por la que, en adelante, también intensificaremos nuestro apoyo a los Estados miembros para que aumenten su capacidad para llevarlas a cabo. El apoyo y la solidaridad son fundamentales para superar esta pandemia».

La Recomendación de ayer ofrece a los Estados miembros orientaciones sobre el uso de pruebas rápidas de antígeno para detectar el virus en contextos específicos. Entre ellos se incluyen las situaciones en las que una identificación rápida de las personas infectadas contribuye a la gestión de los brotes y al seguimiento periódico de los grupos de riesgo, tales como el personal médico o las residencias de ancianos. Se anima a los Estados miembros a realizar pruebas rápidas de antígeno además de las pruebas RCP-RT para contener la propagación del virus, detectar contagios y limitar las medidas de aislamiento y cuarentena.

El reconocimiento mutuo de los resultados de las pruebas es de vital importancia para facilitar la circulación, el rastreo de contactos y el tratamiento transfronterizos. Se recomienda encarecidamente a los Estados miembros que reconozcan mutuamente los resultados de las pruebas rápidas de antígeno que cumplan los criterios establecidos en la Recomendación y se hayan llevado a cabo en cualquier Estado miembro de la UE por centros de diagnóstico operativos autorizados. Por tanto, el cumplimiento de la Recomendación puede contribuir a la libre circulación de personas y al correcto funcionamiento del mercado interior en momentos en los que la capacidad de realización de pruebas se vea limitada.

El desarrollo científico y técnico sigue avanzando, proporcionando nuevos conocimientos sobre las características del virus y las posibilidades de utilizar diferentes métodos y enfoques para el diagnóstico de la COVID-19. Por ello, la Comisión sigue dispuesta a continuar poniendo al día en consecuencia la Recomendación sobre el uso de pruebas.

A fin de seguir mejorando la capacidad de diagnóstico de la COVID-19 en la UE, la Comisión concederá 35,5 millones de euros a la FICR para fomentar la formación del personal y permitir que los equipos móviles de realización de pruebas de la Cruz Roja tengan acceso a los equipos, instrumentos de laboratorio y reactivos necesarios para tomar muestras, realizar pruebas y ayudar a las autoridades nacionales en su labor.

A través de la Sociedad Nacional de la Cruz Roja, los Estados miembros de la UE y al Reino Unido pueden colaborar con la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Los siguientes siete Estados miembros han decidido participar: Alemania, Grecia, España, Italia, Malta, Austria y Portugal.

Contexto

La pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de mejorar la preparación ante las amenazas transfronterizas, así como su gestión, de manera más eficaz, tanto a escala de la UE como de los Estados miembros. La realización de pruebas rápidas y precisas es fundamental luchar contra la COVID-19. La Comisión ha apoyado la investigación y el desarrollo de este tipo de pruebas y pondrá en marcha un procedimiento de adquisición conjunta para facilitar el acceso a las pruebas rápidas. Se facilitarán 100 millones EUR procedentes del Instrumento de Asistencia Urgente para ayudar a los Estados miembros.

Más información

Recomendación de la Comisión relativa a la utilización de pruebas rápidas de antígenos para el diagnóstico de la infección por el SARS-CoV-2

Recomendación de la Comisión de 28 de octubre sobre las estrategias para las pruebas de diagnóstico de la COVID-19

Ficha informativa sobre las acciones sanitarias financiadas a través del Instrumento de Asistencia Urgente

Preguntas & Respuestas sobre el Instrumento de Asistencia Urgente

Respuesta de la UE al coronavirus

Resumen de la respuesta de la Comisión

Primera reunión de la plataforma de asesoramiento científico nacional de la UE sobre la COVID-19

La plataforma facilitará un asesoramiento científico más coordinado. 

Comisión Europea | 16.11.2020

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, recibió el viernes a los consejeros científicos de los Estados miembros sobre la COVID-19 en la primera reunión de la plataforma de asesoramiento científico de la UE sobre la COVID-19. La plataforma facilitará un asesoramiento científico más coordinado sobre el enfoque de las medidas de salud pública de los Estados miembros relativas a la COVID-19 en toda la Unión. La plataforma complementa el panel consultivo de la presidenta sobre la COVID-19 y el trabajo del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CEPCE).

La reunión del viernes, a la que también asistió Peter Piot, consejero especial de la presidenta sobre la COVID-19, estuvo presidida por la comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides.

Los consejeros científicos debatieron los parámetros más eficaces para el uso de las pruebas rápidas de antígenos, así como la aplicación más eficaz del aislamiento y la cuarentena para controlar la propagación del virus. Sus debates sobre estos y futuros puntos servirán de base para el contenido y la coordinación de las políticas de la UE y de los Estados miembros, y complementarán las fuentes existentes de asesoramiento científico de las agencias de la UE y otras fuentes.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, declaró: «Para luchar contra el coronavirus, necesitamos que los mejores científicos unan fuerzas y encuentren rápidamente soluciones contra este virus. Por esa razón estamos reuniendo a los principales consejeros científicos de Europa a fin de que debatan y asesoren sobre la mejor manera de avanzar en cuestiones como las pruebas o el aislamiento. Esto ayudará a identificar las medidas más eficaces e impulsará un enfoque coordinado en toda la Unión Europea».

Stella Kyriakides, comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, declaró: «Desde el inicio de la crisis de la COVID-19, el mayor reto ha sido la coordinación de las medidas nacionales. La puesta en marcha hoy de la plataforma científica con consejeros de alto nivel de todos los Estados miembros desempeñará un papel crucial a la hora de garantizar que las decisiones importantes sobre medidas que afectan a la vida cotidiana de nuestros ciudadanos, como las pruebas o las cuarentenas, se basen en los mejores conocimientos científicos disponibles y estén bien coordinadas en toda la Unión.»

La presidenta Von der Leyen y los dirigentes de la EU-27 debatirán los resultados de la primera reunión de la plataforma durante su videoconferencia, el 19 de noviembre.

Contexto

Durante su videoconferencia celebrada el 29 de octubre, los jefes de Estado o de Gobierno de la UE y la presidenta Von der Leyen decidieron crear la plataforma, que se reunirá a intervalos regulares y siempre que sea necesario. La plataforma complementa el panel consultivo creado por la Comisión el 17 de marzo de 2020 para formular directrices de respuesta de la UE con base científica y coordinar las medidas de gestión de riesgos.

Más información

Respuesta de la UE al coronavirus

Resumen de la respuesta de la Comisión

Previsiones económicas del otoño de 2020: se interrumpe la recuperación mientras que el rebrote de la pandemia acentúa la incertidumbre

El rebrote de la pandemia en las últimas semanas está provocando perturbaciones al paso que las autoridades nacionales introducen nuevas medidas de salud pública

 

La pandemia de coronavirus supone una conmoción de proporciones históricas para las economías mundial y de la UE, con gravísimas consecuencias sociales y económicas. La actividad económica en Europa sufrió una grave perturbación en el primer semestre del año y repuntó fuertemente en el tercer trimestre a medida que se iba produciendo el desconfinamiento. Sin embargo, el rebrote de la pandemia en las últimas semanas está provocando perturbaciones al paso que las autoridades nacionales introducen nuevas medidas de salud pública para limitar su propagación. La situación epidemiológica implica que las proyecciones de crecimiento durante el período de previsión están sujetas a un nivel de incertidumbre y riesgos extremadamente elevados.

Read more

Eurobarómetro (julio-agosto): la situación económica es la principal preocupación

Comisión Europea | 26.10.2020.

En un período turbulento marcado por la pandemia de coronavirus, la confianza en la UE se mantiene estable y los europeos confían en que la UE adoptará en el futuro las decisiones adecuadas en respuesta a la pandemia. Según la nueva encuesta Eurobarómetro estándar publicada hoy, los ciudadanos europeos consideran que lasituación económica, la situación de las finanzas públicas de los Estados miembros y la inmigración son las tres principales preocupaciones a escala de la UE. La situación económica es también la principal preocupación a nivel nacional, seguida de la salud y el desempleo.

En el nuevo Eurobarómetro realizado en julio y agosto, la preocupación por la situación económica se refleja en la percepción del estado actual de la economía. El64 % de los europeos considera que la situación es «mala» y el 42 % piensa que la economía de su país se recuperará de los efectos adversos del brote de coronavirus «en 2023 o más tarde».

Los europeos están divididos (45 % «satisfechos» frente a un 44 % «insatisfechos») en relación con las medidas adoptadas por la UE para luchar contra la pandemia. Sin embargo, el 62 % afirma confiar en que la UE adoptará las decisiones adecuadas en el futuro, y el 60 % sigue siendo optimista con respecto al futuro de la UE.

Confianza e imagen de la UE

La confianza en la Unión Europea se ha mantenido estable desde el otoño de 2019, en un 43 %, a pesar de las fluctuaciones de la percepción pública durante la pandemia. Por otra parte, la confianza en los gobiernos y parlamentos nacionales ha aumentado (40 %, + 6 puntos porcentuales, y 36 %, + 2 puntos porcentuales, respectivamente).

En quince Estados miembros, una mayoría de encuestados afirma confiar en la UE, registrándose los niveles más altos en Irlanda (73 %), Dinamarca (63 %) y Lituania (59 %). Los niveles más bajos de confianza en la UE se registran en Italia (28 %), Francia (30 %) y Grecia (32 %).

La proporción de encuestados con una imagen positiva de la UE es la misma que la que tiene una imagen neutra (40 %). El 19 % de los encuestados tiene una imagen negativa de la UE (- 1 punto porcentual).

En trece Estados miembros de la UE, una mayoría de encuestados tiene una imagen positiva de la UE, registrándose los niveles más altos en Irlanda (71 %), Polonia y Portugal (ambos con el 55 %). En otros trece Estados miembros, los encuestados tienen una imagen predominantemente neutra de la UE, registrándose las proporciones más altas en Malta (56 %), España, Letonia y Eslovenia (todos ellos con el 48 %).

Principales preocupaciones a nivel nacional y de la UE

Más de un tercio (35 %) de todos los ciudadanos encuestados mencionaron la situación económica como el problema más acuciante al que se enfrenta la UE, lo que supone un fuerte aumento de 16 puntos porcentuales desde el otoño de 2019 y un ascenso desde la tercera a la primera preocupación. La preocupación por la situación económica no había sido tan elevada desde la primavera de 2014.

Los europeos también están cada vez más preocupados por la situación de las finanzas públicas de los Estados miembros (23 %, + 6 puntos porcentuales, el nivel más alto desde la primavera de 2015), que pasa del quinto al segundo lugar para colocarse al mismo nivel que la inmigración (23 %, -13 puntos porcentuales), posicionándose esta última en el nivel más bajo desde el otoño de 2014.

En medio de la pandemia de coronavirus, la salud (22 %, nuevo elemento) es la cuarta preocupación más mencionada a escala de la UE. La cuestión del medio ambiente y el cambio climático ha perdido terreno, bajando 8 puntos porcentuales hasta el 20 %, seguida del desempleo (17 %, + 5 puntos porcentuales).

Del mismo modo, la situación económica (33 %, + 17 puntos porcentuales) ha superado a la salud como la cuestión más importante a nivel nacional, pasando de la séptima a la primera posición. Aunque en segundo lugar, la salud ha experimentado un notable aumento en las respuestas desde el otoño de 2019 (31 %, + 9 puntos porcentuales), situándose en su nivel más alto jamás registrado en los últimos seis años.

El desempleo también ha aumentado considerablemente en importancia (28 %, + 8 puntos porcentuales), seguido del aumento de precios/inflación/coste de la vida (18 %, -2 puntos porcentuales), el medio ambiente y el cambio climático (14 %, – 6 puntos porcentuales) y la deuda pública (12 %, + 4 puntos porcentuales). Las alusiones a la inmigración (11 %, – 5 puntos porcentuales) se encuentran en su nivel más bajo en los últimos seis años.

La situación económica actual

Desde el otoño de 2019, la proporción de europeos que consideran que la situación actual de su economía nacional es «buena» (34 %, – 13 puntos porcentuales) ha disminuido considerablemente, mientras que la proporción de encuestados que consideran que la situación es «mala» ha aumentado considerablemente(64 %, + 14 puntos porcentuales).

A nivel nacional, la mayoría de los encuestados de diez países afirma que la situación económica nacional es buena (frente a quince en otoño de 2019). La proporción de encuestados que afirman que la situación de su economía nacional es buena oscila entre el 83 % en Luxemburgo y el 9 % en Grecia.

La pandemia de coronavirus y la opinión pública en la UE

Los europeos están divididos en cuanto a las medidas adoptadas por las instituciones de la UE para luchar contra la pandemia de coronavirus (un 45 % «satisfecho» frente a un 44 % «insatisfecho»). Sin embargo, la mayoría de los encuestados de diecinueve Estados miembros está satisfecha con las medidas adoptadas por las instituciones de la Unión Europea para luchar contra la pandemia de coronavirus. Las cifras positivas más elevadas se registran en Irlanda (71 %), Hungría, Rumanía y Polonia (todos con el 60 %). En siete países, una mayoría de encuestados responde «insatisfecho», especialmente en Luxemburgo (63 %), Italia (58 %), Grecia y Chequia (ambos 55 %) y España (52 %). En Austria, las mismas proporciones de encuestados están satisfechas e insatisfechas (47 % en ambos casos).

Sin embargo, más de seis europeos de cada diez confían en que la UE adopte las decisiones adecuadas en el futuro (62 %). Las prioridades mencionadas con más frecuencia para la respuesta de la UE a la pandemia de coronavirus son las siguientes: establecer una estrategia para hacer frente a una crisis similar en el futuro y facilitar medios financieros para encontrar un tratamiento o una vacuna (37 % cada una). El 30 % piensa que el desarrollo de una política sanitaria europea debería ser una prioridad.

Las experiencias personales de los europeos relacionadas con las medidas de confinamiento fueron muy diversas. En general, unos tres europeos de cada diez afirman que las llevaron bastante bien (31 %), mientras que una cuarta parte afirma que las llevó bastante mal (25 %). Por último, el 30 % afirma que las llevó bien y mal al mismo tiempo.

Ámbitos políticos fundamentales

Preguntados acerca de los objetivos del Pacto Verde Europeo, los europeos siguen señalando como prioridades principales el desarrollo de energías renovables y la lucha contra los residuos plásticos así como liderar la cuestión de los productos de plástico de un solo uso. Más de un tercio cree que la principal prioridad debe ser apoyar a los agricultores de la UE (38 %) o promover la economía circular (36 %). Algo más de tres de cada diez piensan que la reducción del consumo de energía (31 %) debería ser la máxima prioridad.

El respaldo a la Unión Económica y Monetaria y al euro sigue siendo elevado, con un 75 % de los encuestados en la zona del euro a favor de la moneda única de la UE. En la EU-27 en su conjunto, el apoyo al euro ha aumentado hasta el 67 % (+ 5).

Ciudadanía de la UE y democracia europea

Una mayoría de ciudadanos de veintiséis Estados miembros de la UE (todos menos Italia) y el 70 % en toda la UE afirman sentirse ciudadanos de la UE. A nivel nacional, los valores más elevados se observan en Irlanda y Luxemburgo (ambos con el 89 %), Polonia (83 %), Eslovaquia y Alemania (ambos con el 82 %), Lituania (81 %), Hungría, Portugal y Dinamarca (todos ellos con el 80 %).

Una mayoría de europeos (53 %) declara estar satisfecha con el funcionamiento de la democracia en la UE. La proporción de encuestados que están «insatisfechos» ha aumentado en 3 puntos porcentuales desde el otoño de 2019 hasta alcanzar el 43 %.

Optimismo de cara al futuro de la UE

Por último, en este período turbulento, el 60 % de los europeos afirma ser optimista con respecto al futuro de la UE. Los valores más elevados en cuanto al optimismo se observan en Irlanda (81 %), Lituania y Polonia (ambos con el 75 %) y Croacia (74 %). Los niveles más bajos de optimismo se observan en Grecia (44 %) e Italia (49 %), donde el pesimismo supera al optimismo, y Francia, donde la opinión está uniformemente dividida (49 % frente a 49 %).

Contexto

El «Eurobarómetro estándar de verano de 2020» (EB 93) se llevó a cabo mediante entrevistas personales y, excepcionalmente, se completó con entrevistas en línea entre el 9 de julio y el 26 de agosto de 2020, en los 27 Estados miembros de la UE, en el Reino Unido y en los países candidatos[1]. Se realizaron 26 681 entrevistas en los 27 Estados miembros.

Tu Europa

Europe Direct Contact Centre

Portal Europa

Representación de la Comisión Europea

logo_eu2020

Presidencia alemana del Consejo de la UE

logo_europa

Red de información Europea de andalucía

Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior

Universidad de Sevilla

Copyright © 2020 Europe Direct Sevilla · Facultad de Derecho · C\Enramadilla 18-20 · 41018 Sevilla | europedirect@us.es · tlf: 955 42 00 53